Primera enseñanza

Tierra Argentina, marca registrada.

Llevábamos tres días de viaje, de luna de miel, de aprendizaje y de conocer nuestra casa, que por ser una casa, va bastante rápido (70/80 km/hs).

De Bs As a Junín, de Junín a Río Cuarto y de Río Cuarto a Potrero de Funes.

Nuestra primera improvisación la vivimos camino a Villa Mercedes, en donde la ruta se encontraba cortada por la crecida y tuvimos que desviarnos de ruta 7 a ruta 8, unos 80 km.

Nuestra segunda improvisación fue al poco tiempo, queriendo llegar a Mendoza y por un error involuntario tuvimos que quedarnos en San Luis.

Fuera de todos estos datos aburridos y tratando de descansar las neuronas que nos agobian, calentamos una pava y tomando unos mates tratamos de ir dejando que la aventura nos vaya tocando la puerta.

Se van oyendo los finales del agua cebada para que siga su ronda y empezamos a abrir la puerta de este viaje.

La primer enseñanza es que no hay que frustrarse cuando no salen las cosas según lo planeado. Venimos seteados en planes, resultados y números pero lo que no aprendimos es que de cada desvío desprende un nuevo rumbo y un nuevo aprendizaje.

Ojala podamos ir descubriendo que nos quiere ir presentando el Súper Ocho que empezó a rodar. No sabemos que va a pasar en el próximo giro, pero lo que si sabemos es que tenemos que tener la actitud para poder ser los protagonistas.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...